Pinganillo Invisible

Pinganillo invisible, lo que hay que saber

Poca gente conoce los conceptos que hay que barajar cuando se trata de seleccionar o valorar un pinganillo invisible.

La mayor parte de los mortales piensan en que lo imprescindible es el tamaño, esto es un error muy común entre los no iniciados.

Hoy en día todos los aparatos son lo suficientemente pequeños, incluso diminutos, pero el tamaño no tiene nada que ver con la tan buscada invisibilidad, pues esta requiere que el aparato no se salga del oído, no suene fuera del mismo, que su micrófono nos permita realmente hablar sin que los que nos rodean no noten nada y algo muy importante, que el pinganillo no produzca interferencias en los sistemas electrodomésticos que nos rodean.

Pinganillo invisible, características básicas

Basta con consultar el precio real para darse cuenta de que estas características por supuesto nunca pueden encontrarse en un pinganillo barato y serían las siguientes:

Invisibilidad técnica: Este concepto de invisibilidad mide la dificultad para detectar el auricular y el tipo y cantidad de interferencias que este puede crear en altavoces y otros equipos electrónicos que nos rodean habitualmente.

Esto es más que importante ya que estamos rodeados de altavoces, equipos de audio, ordenadores, teléfonos móviles, mp3, pantallas, etc. y casi imposible encontrar un lugar en el que no haya aparatos electrónicos susceptibles de ser influenciados por interferencias que delaten un pinganillo de mala calidad por lo que sin cumplir esta característica nunca podremos considerar que tenemos un pinganillo invisible.

Según esto, el pinganillo nano imán, sería el más fácil de detectar, ya que al ser este un simple imán para producir sonido requiere de un campo de inducción extremadamente alto, esta inducción del mismo modo que produce sonidos de pésima calidad en la pieza de imán, puede hacer que su voz suene en una batidora eléctrica… Obviamente esta circunstancia descalifica cualquier pinganillo con sistema de imán como pinganillo invisible.

Invisibilidad acústica: En este caso se valora el sonido que sale al exterior, no estamos hablando de que suene fuera del oído por corresponderse con un volumen alto que pueda regularse, sino de vibraciones externas involuntarias producidas por los materiales plásticos de baja calidad y de pitidos y chirridos que vienen dados por realimentaciones internas consecuencia de la electrónica extremadamente barata que esconde en su interior.

Este es un defecto presente en los equipos baratos por los malos materiales empleados tanto a nivel de chasis (suele ser de un plástico muy corriente), como de electrónica, obviamente su electrónica es muy sencilla.

Ergonomía y optimización de su forma: los sistemas de fabricación en serie, requieren que las formas de los sistemas sean redondas o cónicas, esto es inevitable pues para poder fabricar a alta velocidad es imprescindible trabajar formas que faciliten la extracción de los moldes a altísima velocidad, es de sentido común que al necesitar fabricar miles de piezas diarias, necesitamos que estas caigan de sus moldes solo con girarlos, y esto mismo para con estos aparatos cuando se ponen en el oído, se salen y se caen como ocurre en el caso del modelo Vip y Vip pro, micro Pro etc

Pinganillo invisibleEn la imagen superior, podemos observar como todas las versiones del Vip y el Nano son especialmente redondas y cónicas

El pinganillo invisible y las defensas del oído

Una de las cosas más importantes que hay que conocer respecto al oído es que el canal auditivo es una atmósfera muy agresiva que genera toda una colección de defensas para protegerse de cuerpos extraños.

Si nos remontamos a toda nuestra vida, son muy pocas las ocasiones en las que hemos conseguido burlar esas defensas y dejar un cuerpo dentro del mismo (pocos niños lo consiguen, teniendo que visitar urgencias…)

Esas defensas son el propio sudor y la cera que unidos a una serie de movimientos del canal auditivo que podemos comprobar introduciendo un dedo meñique en el oído y moviendo la boca, hacen que cualquier cuerpo extraño sea expulsado del canal auditivo garantizando la salud del propio oído.

Nada hay más molesto para el oído que un auricular barato, al introducirlo el propio canal activa sus defensas y por mucho que lo hayamos secado este se convertirá en 20 minutos en un canal recalentado y muy resbaladizo que expulsara cualquier forma que no esté especialmente diseñada para sujetarse al mismo.

Pero no solo la forma es vital para la invisibilidad, si tocamos un audífono para sordos veremos que su material es muy especial, al tacto de nuestros dedos es como cariñoso… Esto mismo ocurre con los materiales que se utilizan en los pinganillos invisibles, sus materiales son polímeros que generalmente son acogidos dentro del oído, pudiendo estar en el mismo horas sin despertar sus barreras defensivas y permitiendo que el pinganillo quede sujeto dentro del oído, sin generar cera, sudor, grasa etc. y conviviendo perfectamente con los movimientos del mismo sin expulsiones ni caídas que en el momento más inoportuno delaten nuestra actividad.

Los pinganillos invisibles y la invisibilidad microfónica

Hasta qué punto este concepto está poco considerado, que casi nos olvidamos hasta nosotros mismos.

Los sistemas normales incluyen obviamente micrófonos normales, eso no permite un uso realmente invisible, ya que de nada nos sirve el mejor pinganillo invisible si a la hora de hablar con nuestro ayudante aquellos que nos rodean se dan cuenta de que estamos hablando.

¿Cuántas veces hemos visto en las películas a esos agentes de policía que para hablar con sus compañeros ponen cara de agente secreto y se llevan la mano a la boca? !Pues eso aquí no sirve¡.

Todos vemos películas y si vemos a alguien que pone cara de detective y se lleva la mano a la boca sin duda quizá extendamos la mano señalándolo y gritando ¡Lleva un pinganillo¡… aun sin necesidad de verlo.

Los Pinganillos invisibles, se acompañan de micrófonos extraordinariamente sensibles que permiten, sin que nadie se de cuenta poder transmitir documentos y hacer preguntas a nuestro colaborador.

Hemos perfeccionado la selección de nuestros micrófonos a lo largo de más de 20 años y respecto a esto, nos consideramos auténticos especialistas en comunicación invisible ya que aunque ahora disponemos de cámaras pinganillo que son autenticas joyas, hace tan solo cinco años esto no era tan fácil y hace 20 mucho menos…  No obstante para su tranquilidad, el afán de ser líderes en pinganillos invisibles, nos ha obligado desde siempre a desarrollar micrófonos especialmente sensibles… Hasta el punto de que en muchos casos no será necesario añadir una cámara para su pinganillo.

Así pues si estamos buscando un pinganillo invisible tengamos claros los cuatro conceptos que hemos estado estudiando, invisibilidad técnica, sonora, microfónica y ergonomía en la forma.

blank

blank