Chuletas Electronicas

Pinganillos

Pinganillo con Cámara

Conozca las  desventajas de elegir un  pinganillo barato

Las  ventajas de utilizar un dispositivo auditivo ergonómico, discreto y de alta  fidelidad son múltiples. Los campos de aplicación son realmente extensos, y se  pueden obtener beneficios que realmente no se comparan con los que permiten  otros aparatos. Pero lo cierto es que, como en toda la industria de la  tecnología, hay una amplitud muy grande en las distintas calidades de un mismo  producto.

Mucha  gente, por una cuestión de conveniencia económica, opta por adquirir pinganillos baratos, que cuestan aproximadamente un 70 por ciento menos  que los aparatos originales (hay que tener en cuenta que Pinganillo® es una  marca registrada y los dispositivos que se venden con este nombre precisan de  una licencia comercial). Las diferencias entre el rendimiento de unos y otros  son, verdaderamente abismales.

Así que,  para todas aquellas personas que estén pensando en adquirir un pinganillo, puede  serle útil conocer cuál es la distancia, mas allá de la económica, entre comprar  un aparato original y conformarse con una replica económica.

Pinganillo

Las diferencias entre pinganillos baratos y originales

En primer  lugar, veamos las diferencias constructivas. Los pinganillos originales de alta  calidad se construyen en polímeros, mientras que los pinganillos baratos son desarrollados, sencillamente, en plástico común y corriente, muy  ofertados como pinganillo en Barcelona. Esto cambia mucho en el aspecto y el  rendimiento del aparato por varios motivos: primero, el plástico es mas  resbaladizo va en contra de la naturaleza ergonómica del aparato; en segundo  lugar, el plástico ofrece un acabado superficial descuidado y quebradizo.

Volviendo  a la cuestión de la ergonomía, estos pinganillos carecen de un desarrollo  pensado exclusivamente para adaptarse al oído de una manera cómoda y practica.  Si bien son de un tamaño adecuado y pueden llegar a cumplir con la promesa de  invisibilidad, no tienen la forma adecuada.

Y   hablando de invisibilidad, hay algunos aspectos en los que los pinganillos baratos se encuentran muy por detrás de los originales. Lo  primero es la materialidad, que al ser de plástico pierde la apariencia natural  que podría llegar a mimetizarse con la piel. Por otro lado, no suelen tener el  micrófono integrado, sino que por las limitaciones en su calidad este debe  encontrarse por fuera. Al sobresalir del oído, el aparato pierde su cualidad de  invisibilidad.

En los  peores casos, hasta se puede identificar pinganillos que fueron construidos con  materiales realmente pobres de calidad, como los insólitos casos de aparatos  chinos fabricados con cinta adhesiva, o construidos con tan poco cuidado que el  dispositivo es capaz de abrirse mientras se encuentra en el oído.

En cuanto  a la calidad tecnológica, la importancia de obtener un pinganillo original  radica no solamente en la fidelidad del audio, uno de los pilares de la calidad  del aparato, sino en que los dispositivos baratos pueden ser inhibidos e  intervenidos con tecnologías básicas. Los pinganillos auténticos no se pueden  interferir, y gracias a su tecnología GSM reciben una única señal. Esto, por  supuesto, sin contar la gran diferencia de calidad de audio y micrófono.

El verdadero precio de  los pinganillos baratos

Quien  elige ahorrar comprando pinganillos baratos resigna la calidad en  un porcentaje escandaloso. Los dispositivos de audio construidos sin licencias  de calidad tienen un rendimiento y una durabilidad muy pobres, de modo que la  inversión, aunque menor en monto, termina siendo mucho menos conveniente.

Las  empresas que desarrollan pinganillos auténticos cumplen con exigentes estándares  de calidad y satisfacción del cliente, y trabajan con tecnologías de avanzada.  Además, ofrecen  sus clientes una garantía confiable y les aseguran la  duración del aparato en perfectas condiciones. Eso es lo que un cliente paga al  comprarlo, y es por eso que su precio de venta no puede ser inferior a los 600  euros. Precios muy inferiores indican calidades muy inferiores.

Hay que  dejar en claro que los pinganillos baratos sirven: son un  dispositivo de audio que permite la comunicación en tiempo real. Pero a pesar de  ser dispositivos eficaces (porque cumplen su función) no son eficientes (pues  dejan de lado muchos aspectos que hacen a su calidad y a la satisfacción del  usuario).

Como en  cualquier otro ámbito de la tecnología, las necesidades exigentes precisan de  tecnologías eficientes, y estas cuestan dinero. Pero, al fin de cuentas, un  aparato económico, con todas las desventajas constructivas que presenta, resulta  un gasto y en lugar de una inversión.

blank

blank